¿Qué es el acero bonificado? ¡La guía de aceros ABRAMS® se lo explica!

El acero bonificado aleado y no aleado es un acero estructural con un contenido de carbono de entre el 0,25 % y el 0,60 %, que es ideal para el temple y revenido (bonificado) en una franja de temperaturas de 430 °C. Es importante elegir correctamente la temperatura de temple y la velocidad de enfriamiento según el material para alcanzar la dureza deseada.

El contenido de carbono es muy importante en la producción de acero. Un contenido alto de carbono da como resultado un acero más duro, pero también más quebradizo. En cambio, un contenido bajo de carbono da como resultado un acero más blando, pero más resistente. En los aceros bonificados, el contenido de carbono se sitúa en un rango medio, lo que permite un buen equilibrio entre dureza y tenacidad. Este equilibrio se mejora aún más mediante el proceso conocido como bonificado, que da a los aceros una resistencia a la tracción y una tenacidad predeterminadas.

 

El estado de suministro de algunos aceros bonificados es recocido (por ejemplo el 1.1730 – C45U), mientras que otros vienen bonificados/QT (del inglés Quenched and Tempered) (por ejemplo el 1.2312 – 40CrMnMoS8-6).

¿Por qué se llama acero bonificado?

El nombre de acero bonificado tiene su origen en el proceso de bonificar del acero. El bonificado del acero, el llamado endurecimiento por transformación, influye directamente en el equilibrio entre dureza y tenacidad.

El carbono es el elemento que confiere dureza al acero.

La primera etapa del proceso de bonificado es el temple. El enfriamiento rápido del acero tras el calentamiento hace que el carbono sea “capturado” y forme una estructura muy dura, conocida como martensita. El revenido posterior, es decir, el calentamiento a una temperatura inferior, vuelve a transformar parcialmente esta estructura en un estado más duro (ferrita y perlita). Tras el revenido, los aceros bonificados tienen propiedades mecánicas específicas. Puede tratarse de una resistencia a la tracción deseada combinada con una buena tenacidad, que aún no están presentes en el estado normal.

Se trata, por tanto, de un equilibrio muy preciso que debe alcanzarse para conseguir las características óptimas para cada aplicación. Y esto es precisamente lo que hace que la producción y el uso de aceros bonificados sean tan interesantes y desafiantes.

¿Dónde se utiliza el acero bonificado?

El acero bonificado se utiliza cuando se requieren componentes de mayor resistencia. Los aceros bonificados se utilizan para ejes, pernos, trenes de aterrizaje de aviones, cigüeñales, bielas, tornillos, ejes y otras piezas estructurales de mayor resistencia

¿Busca un acero bonificado específico y sus características?

¡Tenemos una solución!

Todas las casillas marcadas en naranja son aceros bonificados con diferentes características. Acceda al acero que desee con un solo clic.

¡Pero esto no es todo!
Con nuestra guía de aceros ABRAMS® patentada encontrará rápidamente alternativas a su material y a las características. Si lo desea, puede recibir toda la información cómodamente por correo electrónico.

¡No hace falta registrarse! Pruébelo.

Select Your Country / Language

¿Tiene alguna pregunta?

Si no encuentra lo que busca o necesita medidas individuales, por favor, no dude en contactarnos y pregunte la consulta que tenga directamente; estaremos encantados de ayudarle.

Contáctenos por teléfono
+34 931 768 710 (Barcelona)
: +34 946 545 102 (Bilbao)

o por correo electrónico

[email protected]

Si no encuentra lo que busca o necesita medidas individuales, por favor, no dude en contactarnos y pregunte la consulta que tenga directamente; estaremos encantados de ayudarle.